Los Héroes de Bogotá se mudarán en 2019 con la primera línea de metro de la ciudad

Cuando se inauguró el Monumento A Los Héroes en 1963, en memoria de quienes dieron su vida durante la campaña de Independencia en América del Sur, se alzaba sobre los límites más septentrionales de Bogotá.

Durante más de medio siglo, desde entonces fue planeado durante la presidencia de Guillermo León Valencia, este edificio de piedra se enredó en una red de infraestructura vial a gran escala mientras la capital seguía expandiéndose. En el cruce de la calle 80, la calle 76, la avenida Caracas y el inicio de la Autopista Norte, Los Héroes es un centro frenético de transporte, crítico para la movilidad vehicular, y donde los cuatro puntos cardinales se encuentran bajo los nombres de batallones que participaron en las batallas. de Boyacá, Carabobo, Bomboná, Junín, Pichincha y Ayacucho. En la cara este de la torre de 57 metros de altura, también hay una referencia a la Legión Británica que luchó junto a la caballería, fusileros y guardabosques en la batalla de Boyacá el 7 de agosto de 1918, liberando a Nueva Granada (Colombia) de España.

Muchos bogotanos asocian a Los Héroes con su viaje diario en lugar de un punto de referencia que también tiene vínculos históricos directos con Italia, ya que fue diseñado en 1952 por el arquitecto Angiolo Mazzoni y el colaborador Ludovico Consorti. Tanto Mazzoni como Consorti, fueron firmes partidarios del régimen fascista de Benito Mussolini, con Mazzoni, nombrado por “Il Duce” como el arquitecto del estado.

Los Héroes también tiene una conexión francesa como la escultura de bronce de un Simón montado en caballo Bolívar fue creado por Emmanuel Frémiet (1824-1910) en París, un artista más famoso por su dorada Jeanne d'Arc que adorna la Place des Pyramides. La estatua de Bolívar fue una de las obras finales de Frémiet.

Si bien la representación del mártir católico es uno de los monumentos más visitados de París, pocos turistas descienden a Los Héroes como atracción, a pesar de ser uno de los pocos ejemplos de italianos. La arquitectura fascista en el continente. En Italia, sin embargo, el trabajo de Mazzoni fue muy prolífico, ya que diseñó en las décadas de 1920 y 1930 las estaciones de tren de Siena, Trento, Reggio Emilia, Bolzano, Venecia Santa Lucía, Messina y Roma Termini, así como las oficinas de correos y el hogar de la madre de Mussolini. Rosa Maltoni en Pisa. Cuando el régimen de Mussolini se derrumbó al final de la Segunda Guerra Mundial en Europa, Mazzoni se exilió en Bogotá, donde vivió hasta 1963.

Dentro de los próximos meses, la línea de tiempo histórica de Los Héroes se enfrenta al hacha, el martillo y el taladro eléctrico después La Alcaldía de Bogotá anunció que el monumento debe ser reubicado para que comience la construcción de la primera línea del Metro. Ya estrangulados por las vías de acceso y los carriles de autobuses designados, Bolívar y el caballo Palomo ahora deben encontrar un nuevo hogar para que el metro pueda mover a los pasajeros de la Calle 170 al centro de la ciudad. Según Metro de Bogotá, la compañía a cargo de operar el sistema de transporte elevado de la ciudad, se están considerando dos posibles lugares para los héroes de la Independencia: Portal de las Américas o Calle 72.

Mover monumentos en Bogotá no es nada nuevo, pero Los Héroes los pesarán a todos, ya que la torre incluye una bóveda profunda y cuatro pisos utilizados como espacio de exhibición para instalaciones de arte.

Cuando Jaime Castro era alcalde de Bogotá (1990-1994) autorizó la reubicación de un monumento en Honor de los militares colombianos que lucharon durante la guerra de Corea. Una pagoda de piedra estaba en medio de la rotonda en la Calle 100 con 15. Cuando la ciudad se adelantó para construir un túnel, y un puente, que hoy en día conecta NQS con Carrera 9, La ​​Pagoda se colocó en el jardín. de una familia que cuida monumentos, antes de encontrar oficialmente un nuevo hogar en un estacionamiento del batallón militar en la Calle 106 con Carrera 11.

El más maltratado de todos los monumentos de Bogotá, sin embargo, tiene que ser La Rebeca. Hecha en París en 1926 por el artista colombiano Hernando Henao Buriticá, la estatua de mármol blanco costó 500 pesos y llegó a la capital colombiana para observar los lirios de agua en el Parque Centenario. De tamaño similar a la Sirenita de Copenhague, y creada tan solo 13 años después de que Edvard Eriksen descubrió a su criatura marina de cara al Báltico, Bogotá se niega a La Rebeca, y el presidente Miguel Abadía Méndez desaprueba su desnudez. De hecho, La Rebeca era el equivalente de Bogotá a Lady Godiva y el primer desnudo exhibido públicamente en la ciudad.

La Rebeca se convirtió en un caso de estudio en abuso, cuando los vándalos la atacaron, y después de perder una nariz y varios dedos durante un ataque, el la estatua se retiró del parque para adornar una fuente en la esquina de la Carrera 10 con la Calle 26. La expansión de TransMilenio a lo largo de la Avenida. Caracas y obras públicas en la calle 26 obligaron a La Rebeca a exiliarse. En 2015, reapareció nuevamente en el centro, pero en un rincón diferente (Carrera 13 con Calle 26) para mirar, hasta su próxima transferencia, hacia el agua turbia. Mientras tanto, nuestros Héroes de la Independencia tienen que contemplar la falta de vivienda en 2019. Un destino que habría derribado a Bolívar de su caballo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *