Bogotá

Editorial: aceras y semántica de Bogotá

“Casi tienes esa apariencia de Shoreditch, amigo”, murmuro para mí, como una mujer de treinta y tantos años con barba neo eduardiana, que por poco deja de chocar conmigo en la Carrera Quinta. Mientras esquivo la rama de un Siete Cueros (uno de los árboles emblemáticos de Bogotá), la alegría de esta fashionista de no soltar la mano de su compañero, ni siquiera por un instante, es indicativa de los malos modales de Bogotá. La odisea de transitar tres cuadras hasta mi supermercado más cercano no terminó con el contratiempo de la pareja floral.

Al desviarme hacia el árbol, también olvidé por poco las marcas territoriales de una mascota y en Al hacerlo, tropezó como un jugador de la NFL sobre la rueda trasera de otra motocicleta Rappi mal aparcada. En el vecindario donde he residido por más de una década (la policía me ha dicho que no divulgue información públicamente dada la erupción de inseguridad), lo máximo que he tenido que empujar en este barrio es “Chato”. Uso el tiempo pasado porque este afable vendedor ambulante de iconografía religiosa no está ni aquí ni allí, pero parece que parece mágicamente agitando una imagen de tamaño de una tarjeta de béisbol de San Cristóbal cuando acabo de comprar un boleto en línea. “Chato” no es un hacker, ni una amenaza callejera. Su comportamiento gentil se acompaña siempre de unos coplas indescifrables y proféticos que dan sentido al día. Mientras “Chato” es el diletante de la calle, ofreciendo barrer el pavimento y cuidar autos estacionados ilegalmente, el barrio ha sido invadido por conductores de cascos que descansan en el único banco funcional, sus motocicletas acaparan la acera , y ajenos al hecho de que sus dos ruedas obstruyen una acera destinada solo a peatones y peatones. Luego, está la tiranía de nuestra cultura “bici”, o la falta de ella. Las aceras de Bogotá son traicioneras, con superficies desiguales y ladrillos que se han desprendido del concreto agrietado.

Si usted es una persona mayor o físicamente discapacitada, negociar una acera puede ser una verdadera experiencia, y mucho menos tener que esquivar un espaciamiento- fuera “bici” montando en el lado equivocado de la calle, o ni siquiera en la calle: la acera.

Esta pedante palabra de cuatro letras se mete debajo de la piel como un insecto tropical desagradable, porque representa lo peor de nuestra calle analfabetismo. Si somos demasiado perezosos para decir una palabra, ¿qué te dice acerca de la persona que la usa? Estoy dispuesto a recibir la ira de los ciclistas que sienten que soy demasiado duro con ellos en este editorial, pero si no tienes una conciencia culpable y no eres uno de esos ayatollahs de la acera entonces, en lo que a mí respecta, eres bueno para ir. Según el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) de Bogotá, la ciudad tiene 28 millones de metros cuadrados de acera, y Chapinero representa un millón de ellos. En teoría, debería haber espacio suficiente para caminar.

Pero, arroje bolsas de basura esperando a ser recogidas, hordas de motocicletas que serpentean ilegalmente a través de peatones que vienen, carros estacionados de vendedores ambulantes y se obtiene una imagen bastante horrible del travesuras requeridas para hacer un recado a pie. No quiero ser demasiado crítico con nuestra ciudad, especialmente con aquellos que usan el transporte limpio. Bogotá debería sentirse muy orgullosa de sus carriles para bicicletas, así como de su cultura dominical de la Ciclovía. La verdadera pregunta es: ¿por qué la cortesía mostrada por los ciclistas en un domingo determinado termina el lunes? Bogotá fue un pionero en América Latina para fomentar el transporte alternativo, pero ahora, con el auge de las bicicletas eléctricas, estamos presenciando aún más accidentes en las carreteras que ya han sido superadas por las motocicletas. Parte de la caravana de peatones justificados que enfrentan los ciclistas en Bogotá tiene que ver con el deterioro constante de los carriles para bicicletas oficiales, y aunque la Ley 769 de 2002 fue diseñada para defender a los ciclistas colombianos, también definió que las aceras son exclusivas uso para peatones.

La ley también establece que dos ruedas pueden ocupar un carril completo y andar en caravanas. Como tiende a ser el caso no solo en esta ciudad, sino en todo el país según la Ley 769, no son las reglas y normas a las que debemos atenernos, sino que son mal usadas por quienes venden ilegalmente por encima de la ley. Como una barra lateral de este debate sobre las aceras y la semántica, apoyo totalmente la decisión del alcalde Peñalosa de prohibir durante tres meses a los pasajeros varones que viajan como parrilleros . El decreto que entró en vigencia el viernes 2 de febrero debería sacarnos de nuestra complacencia, ya que cuando se trata de delitos, siempre debemos tomar una posición.

Ahora, por favor, déjenme pasar.