Bogotá

Bogotá: movilidad a merced de un empuje y empuje político

Al alcalde de Bogotá, Claudia López, le gustaría retrasar el reloj en TransMilenio, pero solo el recurso legal le permitiría suspender la licitación del corredor articulado de autobuses a lo largo de la Avenida 68.

Enfrentando su primer gran obstáculo de infraestructura tres semanas después de asumir el cargo, López afirma haber recibido de Enrique Peñalosa, dos días antes de terminar su mandato como alcalde, el contrato para el sistema de autobuses a lo largo de una de las arterias vehiculares más transitadas de Bogotá. Como una de sus promesas de campaña, para detener una mayor expansión de TransMilenio, la ruta planificada de 17 km comenzará este año, mientras que Bogotá se embarca también en otro mega proyecto de infraestructura, el Metro de Bogotá.

Afirmando “sus manos están atadas “Cuando se trata de romper los compromisos de la administración anterior, la alcaldesa López defendió ferozmente su posición de las críticas lanzadas por sus enemigos políticos, entre ellos, el ex candidato a la alcaldía Hollman Morris de la coalición de izquierda de Colombia Humana.

” No quiero esto corredor, el electorado no votó por este corredor, pero nadie se ha opuesto legalmente a la licitación “, dijo López, y agregó que si un juez o la Oficina del Fiscal General emite una orden de suspensión” podemos hacerlo “. Cuatro empresas constructoras – Consorcio Eucarístico Carrera 68, Consorcio Infraestructura Avenida 68, Consorcio LHS y Constructora Concreto SA – están a cargo de ejecutar el nuevo corredor TM, que contará con 21 estaciones y recorre 10 localidades.

Según Morris, López, al continuar con la expansión de TransMilenio en la Avenida 68, persigue “el modelo Peñalosa de la ciudad, representado por diesel, gas y autobuses”. Morris también afirma que, dada la línea de tiempo contractual del Metro, “no se colocará ningún ladrillo durante esta administración, con Bogotá como el último perdedor, lamentablemente”.

A medida que la movilidad prioriza la agenda del primer mes en el cargo de López, el alcalde aparece haber cimentado su posición de que TransMilenio requiere más intervención del distrito, comenzando con medidas de seguridad severas.

En otro anuncio, el alcalde confirmó que un avión no tripulado se elevará a los cielos para que las autoridades visualicen “zonas críticas” donde los pasajeros están en riesgo de ser asaltado o herido, o donde los evasores de tarifas de autobús ingresan al sistema. Oficiales de policía vestidos de civil también patrullarán dentro del sistema, y ​​en cooperación con la Secretaría de la Mujer de la ciudad, la iniciativa Me Muevo Segura (Me muevo con seguridad), que comenzó bajo Peñalosa, faculta al personal de TM para aplicar protocolos con mujeres quienes han sido robados o acosados ​​sexualmente. En un movimiento para aumentar la seguridad en un sistema de autobuses que el año pasado tuvo más de 20,000 robos, López también confirmó que los escuadrones de policía motorizados a cargo de patrullar los corredores de BRT aumentarán de 15 a 50.

Con gran parte de la infraestructura de TM de Bogotá vandalizada Durante las manifestaciones masivas del 21 de noviembre de 2019, y con la reanudación del Paro Nacional (Huelga Nacional) el 21 de enero, López enfrentó su primera situación de orden público cuando los manifestantes regresaron a las calles de la capital.

Enfrentando la eventualidad de que los vándalos volverían a atacar a TransMilenio, López presentó una lista de protocolos que seguiría el distrito antes de pedir a la Policía Nacional que intervenga. Si bien muchas marchas se llevaron a cabo pacíficamente, un incidente durante la hora pico de la mañana en la estación TM de Suba, donde los vándalos enmascarados atacaron a la policía con ladrillos y prendieron fuego a contenedores de reciclaje, requirió de inmediato el apoyo del Escuadrón Antidisturbios de la Policía (Esmad) . Durante la mayor parte del día y hasta altas horas de la noche, Esmad se vio envuelto en batallas sucesivas con vándalos por toda la ciudad, la más conflictiva que tuvo lugar a solo unas cuadras de la Alcaldía.

Cuando se levantaron columnas de gas lacrimógeno sobre el distrito histórico de Bogotá, López tomó a los micrófonos para dar una evaluación de los eventos del día. Su discurso celebró las protestas, así como la implementación “exitosa” de los protocolos. Al enfatizar que las protestas 21E bajo su vigilancia no reclamaron ninguna muerte, como fue el caso del tiroteo del estudiante Dilan Cruz por un oficial de Esmad el 28 de noviembre, el alcalde López recibió golpes verbales en Peñalosa insinuando que su predecesor había “estigmatizado” y ” protesta socializada militarizada. “La gente durante todo el día marchó en protesta por el asesinato sistemático de líderes sociales, escuchas telefónicas, en apoyo de la educación pública y las peticiones del Comité Nacional de Huelga”, dijo.

Esas mismas peticiones también se reunieron el primer mes de la huelga, que resultó en una violencia generalizada en Bogotá, obligando a Peñalosa a promulgar un toque de queda en toda la ciudad.

Desde el comienzo de su mandato de cuatro años con un picnic de inauguración en el parque más grande de Bogotá, el Parque Simón Bolívar, en el que ella se dirigió a Peñalosa en la audiencia, diciendo: “Gracias por acompañarme en una ocasión tan especial para mí y nuestra ciudad. Más allá de nuestras diferencias, reconozco en usted y en su administración el amor por Bogotá y el servicio a la ciudad con conocimiento y comprensión ”.

Para el ex alcalde de Bogotá Gustavo Petro de Colombia Humana y senador del partido de izquierda, cualquier reconocimiento por parte de Los logros de López de Peñalosa se están cumpliendo en sus redes sociales con vitriolo y críticas. A los pocos minutos de que López anunciara que cumplirá con el fallo de los tribunales constitucionales para permitir las corridas de toros en la Plaza Santamaría, Petro dio vuelta al debate sobre Peñalosa y declaró: “Tan pronto como Peñalosa fue elegida, asistí a una marcha antitaurina con mi hija, después de 10 minutos, se fue, y cinco minutos después, Esmad apareció y nos gaseó a todos ”. En el mismo tweet, Petro luego le dice a López que prohibir las corridas de toros “es solo un problema de voluntad política”.

En otro intercambio de Twitter entre Petro y López sobre la extensión del Metro de Bogotá a la Calle 100, los 49 años un viejo político de la Alianza Verde comentó: “Gustavo Petro ha decidido destruir la Alcaldía de Bogotá y parte de su proyecto político”.

Si hubo un problema de movilidad, tres de los cuatro candidatos a alcalde (Claudia López, Carlos Fernando Galán y Miguel Uribe) compartieron durante la campaña la necesidad de que Bogotá comience la construcción del Metro subterráneo, y el proyecto de obras públicas más ambicioso adjudicado a los contratistas chinos. El candidato colombiano de Humana, Hollman Morris, remolcó la línea del partido alegando que la oferta de COP $ 13.8 mil millones (US $ 4.5 mil millones) presentada por el consorcio China Harbour Engineering Company y Xi'an Metro Company arruinará las arcas de la ciudad y es el resultado de una intrínsecamente “corrupta” acuerdo. Poco después de su toma de posesión, el alcalde López ratificó a Andrés Escobar en su puesto como Gerente General del Metro de Bogotá. La decisión de López de dejar el gobierno corporativo en manos de un firme ayudante de Peñalosa, provocó la ira de Gustavo Petro. “Su decisión es la continuidad de la corrupción, y el proceso de adjudicación del metro elevado es profundamente corrupto”, escribió en Twitter.

López es una firme defensora de la lucha contra la corrupción que ha prometido transparencia en su administración y que aplica los mandatos. de la Consulta Anticorrupción organizada por ella y votada por 12 millones de colombianos. Según el alcalde, “la movilidad en Bogotá tiene dos caras: por un lado, somos una de las ciudades más concurridas y atrasadas en términos de metro, por otro lado, somos un ejemplo global de transporte alternativo, desde peatones a las bicicletas “. Y López es consciente de que gran parte del “reconocimiento global” para los 550 km de carriles para bicicletas designados de la ciudad, Sunday Cícloruta y el tranvía aéreo TransMiCable se atribuye a los dos términos de Enrique Peñalosa. La expansión del sistema de teleférico de Bogotá también es una prioridad, con los planes anunciados por López para construir uno que conecte San Cristóbal con Usme, y los vecindarios de Usaquén con el tranvía oriental.

El recientemente premiado ferrocarril ligero Regiotram de Occidente conectará e integrará el centro de Bogotá con las comunidades satélites mediante la modernización de una red en desuso. El tren totalmente eléctrico comenzará a operar en 2023 e incluye 17 estaciones mientras atraviesa desde Facatativá a través de las ciudades de Madrid, Funza y Mosquera. Unos 465,000 viven en estas comunidades satélites, según el censo de 2018, y Regiotram reducirá un viaje de dos horas a 50 minutos.

TransMilenio, Metro de Bogotá, Regiotram de Occidente y los teleféricos son las soluciones de transporte que la alcaldesa Claudia López agradece como esencial para integrar la ciudad y proporcionar soluciones de energía limpia que, en sus palabras: “no es ciencia ficción ni física nuclear”.

Mientras los Bogotanos se preparan para la avalancha de grandes obras públicas, lo que generará aún más embotellamientos en el tráfico. En los próximos tres años, la movilidad está en la mente de todos y es un tema clave que determinará el éxito del contrato social todo incluido de López.