Bogotá

Bogotá se pone dura con el crimen con nuevas medidas estrictas

El tiroteo sádico del mes pasado de Adriana Sobrero, de 30 años, cuando ingresaba al garaje de su edificio de apartamentos en el opulento Rosales, hizo sonar las alarmas sobre una ola de crimen que barrió Bogotá. Lo que hizo que este crimen fuera tan atroz -comparado con otros que tienen lugar todos los días en la capital- es que Sobrero estaba embarazada cuando cuatro asaltantes la tendieron una emboscada en un automóvil. Cuando la víctima intentó resistir, a pocos metros de la puerta electrónica de su apartamento cerca de la Carrera Cuarta, recibió tres disparos a quemarropa.

La víctima fue trasladada a toda prisa a la Clínica del País, donde los médicos estabilizaron su trauma y lograron para salvar a su bebé Este incidente indignó a los bogotanos, cansados ​​de la inseguridad en la calle y cerca de sus hogares. El alcalde Enrique Peñalosa condenó el ataque y calificó a los delincuentes como “del peor tipo y miserable”. El Secretario de Seguridad de Bogotá, Daniel Mejía, y la Policía Metropolitana ofrecieron una recompensa de $ 15 millones de pesos (USD $ 5,500) por información que conduzca a arrestos.

Según la policía, 410 cámaras de circuito cerrado registraron el incidente, las caras de los atacantes y la ruta del vehículo robado. Las cámaras están ubicadas dentro de un radio de 30 bloques del ataque. Las imágenes también muestran cómo la víctima fue seguida a su casa.

“Lo que sucedió en Los Rosales no es un evento aislado”, comentó Juan Felipe Namén, edil de la localidad de Chapinero. “Debemos mejorar el alumbrado público y aumentar la presencia policial”. Namén ayudó a organizar una vigilia con velas en la emblemática Carrera Séptima para protestar por la precaria situación de seguridad en Rosales.

Menos de una semana después de los disparos casi fatales de Sobrero, las fuerzas de seguridad capturaron un Hombre de 32 años que se cree que es miembro de un sindicato del crimen. Dos atacantes más fueron arrestados a fines de enero.

Respondiendo a una solicitud del alcalde Peñalosa para impulsar la fuerza de seguridad de la capital, el presidente Juan Manuel Santos autorizó 500 policías adicionales a Bogotá que están siendo entrenados “desde ahora”. Santos también anunció la creación de una fuerza de tarea especial de la Procuraduría General para combatir crímenes contra la propiedad que incluyen robo, hurto y robo de automóviles.

Con Rosales preso de inseguridad, Peñalosa ha prohibido durante tres meses, hombre pasajeros (parrilleros) mayores de 14 años, en motocicletas. Como el crimen de Sobrero fue perpetrado por al menos dos sospechosos varones en una bicicleta, la medida que entró en vigencia el 2 de febrero abarca una gran parte de la capital: desde Calle 100 en el norte hasta Primero de Mayo en el sur, Carrera 68 como el límite occidental y oriental Cerros Orientales . Los conductores detenidos por la policía con un parrillero se enfrentan a fuertes multas y la inmovilización de la motocicleta.

Otra forma de disuadir a los delincuentes es invertir en vigilancia en circuito cerrado. Actualmente, Bogotá cuenta con 1.551 cámaras conectadas al primer centro de respuesta de la capital, Cosec. Al final de su mandato en 2019 como alcalde, Peñalosa quiere una cámara de vigilancia cerrada en esta ciudad de nueve millones de habitantes para un total de 4.000, lo que facilita aún más la cobertura de parques, puentes y barrios.

Bogotá todavía está muy lejos de Londres y Beijing, las ciudades más vigiladas del mundo, donde una persona es capturada 300 veces al día con cámaras. Si Peñalosa se sale con la suya, Bogotá tendrá una cobertura aún mayor para 2019, y una jugada necesaria dada la ola de crímenes, especialmente dentro del sistema de tránsito masivo de la capital, TransMilenio.

Una declaración emitida en enero por la Policía Metropolitana de Bogotá advirtió a los ciudadanos estar más atentos en TransMilenio para evitar ser asaltado. Las estaciones donde se informaron más atracos son: Portal del Norte, Banderas, Calle 63, Calle 100, Marly, Avenida Jiménez y Restrepo. En 2017, los oficiales de la policía arrestaron a 1.909 personas por robo dentro del sistema de transporte de la ciudad.

Bogotá tiene una fuerza policial de 19,000, pero según la secretaría de seguridad Mejía, se necesitan 9,000 adicionales.