Bogotá

El epicentro de COVID-19 en Colombia cambia de Leticia a Cartagena a medida que los casos llegan a 18.330

Se reúnen al amanecer en una extensión de playa en La Boquilla para descargar sus capturas de pescado fresco para los comerciantes de Bazurto, el bullicioso mercado de Cartagena que abastece a los habitantes, restaurantes y hoteles de la ciudad. Un brote de COVID-19 en Bazurto el miércoles obligó a las autoridades locales a cerrar los puestos que confirmaban la ciudad portuaria como un nuevo epicentro de coronavirus en Colombia.

Después de un brote grave en Leticia, capital departamental de Amazonas, que resultó en un severo El cierre de una ciudad que limita con Brasil y Perú, el jueves, de los 652 nuevos casos del virus confirmados por Colombia, 124 fueron reportados en Cartagena, desplazando el epicentro del Amazonas a la costa del Caribe. De las 22 muertes confirmadas en las 24 horas, siete ocurrieron en Cartagena, seguidas de un número igual en Bogotá. La capital colombiana reportó 123 nuevos casos, colocando su nuevo total en 6,311 o 34% del total nacional.

Faltan 10 días para que una cuarentena de dos meses entre en una nueva fase de alivio, los 643 nuevos casos de Colombia aumentaron el total nacional a 18.330 y el número de muertes en 652. El Instituto Nacional de Salud procesó un registro diario de 7.575 pruebas de PCR. Barranquilla confirmó 84 nuevos casos, Amazonas 74, Valle 67 y Atlántico 58, entre otras ciudades y departamentos.

Mientras Colombia intenta contener 73 grupos de COVID-19, la pandemia no ha disuadido al presidente venezolano Nicolás Maduro de lanzar insultos a su Contraparte colombiana Iván Duque. En su diatriba más reciente del Palacio de Miraflores en Caracas, el líder del régimen bolivariano acusó a Duque de un supuesto complot para infectar a los venezolanos al devolver a los migrantes a su país. “La orden que dio Iván Duque, denuncié hace dos semanas […] una orden de hacer todo lo posible para contaminar a Venezuela”, dijo Maduro. Venezuela, con un sistema de salud colapsado después de décadas de negligencia y corrupción, tiene 824 casos confirmados de COVID-19.

Según Maduro, de los 75 nuevos casos de su país reportados el miércoles, 67 fueron “importados” de Colombia y ciudadanos infectados. deben permanecer en las ciudades fronterizas hasta que superen la enfermedad. “Las pandillas organizadas están pasando a estos venezolanos a través de la frontera a través de rutas informales”, dijo Maduro antes en la Organización Panamericana de la Salud (OPS) para hacer cumplir los controles. “Los venezolanos que regresaron de Colombia en las últimas semanas estaban sanos […] suponen que estaban contaminados por autobuses”, continuó Maduro refiriéndose a los convoyes humanitarios voluntarios organizados por la autoridad migratoria de Colombia Migración Colombia.

El jefe del régimen llamó sobre las Fuerzas Armadas Nacionales Bolivarianas (FANB) y otras fuerzas de seguridad del estado, para estar “alerta” a este “mal declarado de contaminar a las personas”. Colombia es el hogar de 1,8 millones de venezolanos que huyeron de su país en los últimos seis años en busca de oportunidades económicas. Desde el brote de COVID-19 en Colombia, Migración Colombia afirma que 59.300 venezolanos han regresado a su tierra natal, lo que representa el 3% de la población migrante.

Mientras que la difícil situación de los venezolanos que regresan a su tierra natal desata la última conspiración hemisférica, para el Pescadores de Cartagena, el cierre de Bazurto es una amenaza mucho mayor para sus medios de vida que el coronavirus. “Lo que hemos atrapado no es suficiente para pagar la gasolina del bote”, explica Martín después de seis horas de trabajo en las que ni él ni sus colegas han podido desayunar. “ moriremos de hambre antes de la pandemia”, dijo.

Informes adicionales de EFE en Caracas y Cartagena.