BogotáNoticias

Inició chatarrización de más de 1.200 buses de Transmilenio

La administración de Bogotá y Transmilenio iniciaron la renovación de la flota de las Fases I y II del sistema de transporte masivo, que representa el 70 % de los buses del componente troncal. 

Asimismo, habilitaron el proceso de chatarrización de más 1.200 vehículos, que serán desintegrados gradualmente a medida que ingresa la flota nueva y sale la antigua.

Desde el inicio de la operación del sistema de transporte masivo en el año 2000, no se había realizado un proceso de chatarrización de los buses articulados de manera formal.

“Antes no se podían cambiar; ahora con los buses nuevos se puede comenzar a hacer la chatarrización. Era especialmente difícil porque como el SITP estaba totalmente quebrado, los bancos no querrían darle ninguna financiación a los operadores de los buses porque se estaban debiendo billones de pesos”, dijo en RCN Radio el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa.

El mandatario explicó que llegan dos tipos de buses nuevos: “unos que son diésel, extraordinariamente limpios. Son Euro V con filtro, más limpios que el 80% que hoy están circulando en Europa. De lo más limpio que hay en el mundo”.Audio

Además, que la mayoría de los buses que llegan rojos son a gas y que “cumplen el estándar más alto que hay en el mundo“. Adicionalmente, señaló, no tiene el problema de disposición de baterías eléctricas.

Por su parte la empresa Transmilenio señaló que “es vital” para la capital del país la renovación de estos vehículos, debido a que ya están al borde del cumplimiento de su vida útil técnica, determinada por los fabricantes de los vehículos.

“Los vehículos dejan de pertenecer al Sistema de Transporte Masivo TransMilenio desde el momento en que se formaliza su desvinculación administrativa; estos van a ser chatarrizados entendiendo que fueron parte del Sistema y porque garantiza la finalización del ciclo de vida estos buses y su disposición final conforme a la normatividad vigente”.

Por otro lado, recalcó que esto permite iniciar un proceso de modernización de la flota en el sistema de transporte público, logrando mejoras en las condiciones ambientales y energéticas de la ciudad. 

Adicional a ello, indicó que mejorará la seguridad vial y confiabilidad en la prestación del servicio, en la medida que disminuirá el número de vehículos con fallas técnicas en la vía.

“Este proceso no tiene costo para el Distrito ni para los ciudadanos. La desintegradora es quien asume los costos según el peso del vehículo, para luego reprocesarlo y convertirlo en componentes metálicos como varillas, alambres y en general material insumo para construcción”, indicó.

FUENTE: RCN RADIO