Bogotá

La carrera por la alcaldía de Bogotá cobra impulso antes de las elecciones del 27 de octubre

La carrera por la alcaldía de Bogotá está cobrando impulso antes de la crucial votación del 27 de octubre con ocho candidatos lanzados hasta ahora.

Si bien cada candidato aporta la experiencia de carrera en el servicio público y tiene la oportunidad de afianzarse en el segundo puesto político. En el país, varios nombres se están convirtiendo en favoritos para tomar el Palacio Liévano.

Según una encuesta reciente de Invamer Gallup, la candidata Claudia López de Alianza Verde lidera con el 45.9% de intención de voto, seguida por el independiente Carlos Fernando Galán ( 16.1%), la ex alcaldesa de Bogotá del partido de polo de izquierda Luis Eduardo Garzón bajo el movimiento En Marcha (8.8%), Ángela Garzón de la derecha Centro Democrático (8.2%) y el independiente Miguel Uribe Turbay con Avancemos (5.2%)

Los otros candidatos que se encuentran a la zaga son Hollman Morris (Mais), Jorge Rojas (Humana Colombia), Luis Ernesto Gómez (Activista), Celio Nieves (Polo) y María Andrea Nieto (Voy por ti Bogotá). Según los encuestadores, los votos en blanco, o “ninguno de los anteriores”, son solo un 3.6%.

El periplo político es inconstante y aunque Claudia López es una candidata de primera categoría, es demasiado pronto para predecir las numerosas alianzas que se forjarán para erosionar el liderazgo de López, antes de que los apoyos oficiales de los pesos pesados ​​del partido (liberales, conservadores y Cambio Radical) y los medios estén listos.

Cada cuatro años el futuro de Bogotá parece para colgar en la balanza, y este año no es una excepción con una carrera tan polémica como hace cuatro años, cuando el actual alcalde Enrique Peñalosa terminó con tres administraciones de alcaldes de izquierda militando con Polo Democrático, uno de ellos, Samuel Moreno Rojas, que sirve a Pena de prisión por cargos de corrupción. Luego, estaba Gustavo Petro, quien fue destituido dos veces por cargos judiciales luego de que aparecieran supuestas irregularidades con el sistema de recolección de basura de la ciudad. Sin embargo, a pesar de los muchos escándalos atribuidos a su administración izquierdista de Bogotá, Petro aún se postuló para presidente en 2018 bajo la Bandera Humana de Colombia, pero perdió por un margen estrecho con Iván Duque y encabeza la oposición del Senado.

Claudia López ha consolidado un liderazgo debido a su agenda anticorrupción, críticas vocales a la administración actual y gran popularidad entre las mujeres jóvenes y las votantes de LGTBI. Con un título en Finanzas de la Universidad Externado y una Maestría en Administración Pública de la Universidad de Columbia en Nueva York, López ha demostrado que puede navegar por aguas ideológicas turbulentas, pero para muchos, sigue siendo políticamente incoherente y divisoria: haber prestado su apoyo detrás de Gustavo Petro para presidente durante Las últimas elecciones generales. López enfrenta el difícil desafío de mantener la ventaja con cinco meses para la carrera, y con la cantidad de votantes indecisos que hay por ahí, es muy probable que sus primeras encuestas comiencen a disminuir a medida que otro movimiento tome forma: “Todos contra Claudia”. 19659008] El hijo menor de Luis Carlos Galán (el nuevo candidato presidencial liberal que fue asesinado por el cartel de Medellín en 1989), Carlos Fernando Galán es un pragmático, muy querido ex senador de Cambio radical y experimentado periodista. Su apellido inspira confianza y admiración. Corriendo como un independiente, a pesar de que la mayoría de los colombianos recuerdan a su padre como el fundador del movimiento Nuevo Liberal y un líder prominente en el siglo XX, el plan de Carlos Fernando para Bogotá es continuar los esfuerzos del gobierno de Peñalosa con el metro. Ampliar el sistema de parques públicos y reducir la tasa de homicidios. Afirmando que no es un candidato de la derecha ni de la izquierda, el egoísta de 42 años ha señalado en la campaña que el populismo sigue siendo una amenaza para que las cosas se hagan, cuando los políticos “prometen lo que no se puede lograr”. 19659008] Luis Eduardo Garzón genera admiración a través de líneas generacionales por su mandato como primer alcalde izquierdista de la ciudad (2004-2007) y político de Polo Democrático que defendió los programas sociales. Desde los primeros días de “Bogotá sin indiferencia”, Garzón (conocido como “Lucho”) ha mantenido una sólida base de apoyo con grupos sindicales, el sector educativo y los hogares de la clase trabajadora. Garzón se desempeñó como ministro de Trabajo durante el gobierno de Juan Manuel Santos. A pesar de que “Lucho” tiene la experiencia de asumir un segundo mandato como alcalde de Bogotá, su tercer lugar en las encuestas podría resultar en un eventual movimiento hacia el campamento de Galán, ya que ambos candidatos comparten similitudes en lo que respecta a la expansión de los programas sociales.

Angela Garzón Caicedo es una abogada de Bogotá y candidata oficial del Centro Democrático. Como hija del ex vicepresidente de Juan Manuel Santos, Angelino Garzón, Ángela es una experta en relaciones internacionales y una persona con credenciales tanto en el sector privado como en el público. Pero, ¿está lista Bogotá para elegir un alcalde del mismo partido que el presidente Iván Duque? Talvez no. Esto de ninguna manera minimiza la experiencia de Garzón Caicedo, pero será examinada por el electorado por su papel como directora de la Oficina de Relaciones Internacionales durante la administración de corta duración de Samuel Moreno. Representando a los uribistas en el Ayuntamiento, Garzón Caicedo, de 42 años, ha apoyado firmemente muchos de los proyectos de mega infraestructura de Peñalosa, incluido TransMilenio en la Séptima, pero el electorado de Bogotá es más de centro izquierda que conservador, y esto podría probarse a sí mismo el día de las elecciones.

Miguel Uribe Turbay era un niño cuando perdió a su madre, la respetada periodista Diana Turbay, durante un presunto intento de rescate de la Policía Nacional después de un secuestro de cinco meses. El cartel de Medellín. Como nieto del presidente Julio César Turbay, Miguel heredó una vocación para el servicio público y se convirtió en concejal en 2012. El abogado de la Universidad de Los Andes se ganó rápidamente la admiración de los bogotanos, así como su parte de críticos por desafiar las políticas de mano dura. de Gustavo Petro. Miguel remolca la línea del Partido Liberal y, más recientemente, ocupó el cargo de Secretario General de la administración de Peñalosa.

También se postula como independiente bajo el movimiento Avancemos, incluso sus oponentes reconocen su desempeño en el trabajo. Siendo el más joven de los candidatos, tiene más experiencia que muchos en cargos públicos, y también ha ocupado la presidencia del Concejo Municipal. Miguel ya recibió el respaldo de importantes comentaristas políticos, entre ellos Semana María Isabel Rueda y el Partido Liberal. Como alguien considerado por muchos como el “comodín” de esta carrera, Miguel también es el candidato a seguir, subiendo rápidamente a través del rango político para montar la verdadera competencia contra Claudia López.