Bogotá

MamBo: Ícono cultural “For Rent” o truco de arte “subversivo”?

Todavía se corre la voz de lo que sucedió el lunes con la fachada principal de una de las instituciones culturales más prestigiosas de Bogotá, el Museo de Arte Moderno (Mambo).

Lo que se desató no fue un cartel anunciando una próxima exposición, sino un misterio que tiene en vilo a la comunidad artística local.

Una pancarta gigante blasonada con las palabras “Se Arrienda” tomó por sorpresa a la ciudad cuando el emblemático edificio de ladrillo diseñado por el arquitecto colombiano más famoso, Rogelio Salmona, apareció listo ” Alquiler. “Muchos transeúntes en la Carrera Séptima llamaron a una estación de radio local preguntando si el cartel era un truco publicitario o si el museo de referencia realmente necesitaba encontrar un nuevo hogar.

En la víspera de Mambo celebrando su 50 th aniversario y llegando a su fin una serie de exposiciones importantes en diciembre, el cartel con el número de teléfono de un agente inmobiliario fue acompañado por un cartel en la entrada principal, reiterando “Mambo se alquilará.” [19659002] El lunes por la tarde, el “agente inmobiliario designado” de Mambo confirmó The City Paper que el edificio de 32 años está buscando nuevos inquilinos, debido a “problemas de mantenimiento y falta de fondos”.

Cuando preguntaron si Mambo usaba la pancarta gigante como parte de una campaña para recaudar dinero, el propio Muérbon Muñoz negó rotundamente el reclamo, afirmando que ya que el letrero fue levantado por la mañana, la prestigiosa institución ya había recibido cinco propuestas de personas interesadas, y su teléfono “no había dejado de sonar”.

Durante una visita orquestada al museo el lunes, la sala principal y las paredes estaban desprovistas de cualquier señal de un próximo espectáculo. Los accesorios de iluminación colgaban sobre alfombras enrolladas y los textos de la exposición 'Ríos y Silencios' del artista Juan Manuel Echavarría se escabulleron para hacer el museo lo más crudo posible.

Según Muñoz, se están almacenando unas 7.000 obras de arte en un depósito, pero debido a problemas de seguridad, estaban fuera de los límites de los medios. El agente también remarcó que la institución que alberga la colección de arte moderno más grande de Colombia requiere reparaciones en dos cocinas, su auditorio en el sótano e impermeabilización.

Frente al Parque Bicentenario ya poca distancia de las estaciones TransMilenio Museo Nacional y San Diego, las icónicas cubiertas Mambo 4.420 metros cuadrados y según el agente de bienes raíces bien ensayado, el alquiler mensual se ha establecido en $ 120 millones de pesos (US $ 44,000) y “negociables”.

Como entidad privada, Mambo depende del financiamiento del distrito, donaciones, patrocinios y un precio de entrada general de $ 10,000 pesos por visitante para seguir operando. En una entrevista con The City Paper poco después de ser nombrada directora del museo en 2017, Claudia Hakim, admitió que la situación financiera del museo siempre ha sido precaria, pero que una serie de próximos shows, conciertos al aire libre y una la importante remodelación de las principales salas de exposiciones atraería a más audiencias.

El proyecto de dar a Bogotá un espacio para el arte moderno comenzó durante la década de 1960 bajo la crítica e historiadora Marta Traba. No fue hasta 1969, sin embargo, cuando Gloria Zea, ex esposa del pintor colombiano Fernando Botero, fue nombrada la primera directora del museo que un hogar permanente para una colección en crecimiento se convirtió en una empresa ambiciosa. Después de más de una década de cabildeo, el entonces presidente Belisario Betancur dio a Mambo un edificio Rogelio Salmona cerca de la Carrera Séptima con la Calle 24.

La colección internacional del museo ha crecido para incluir obras de Alberto Giacometti, Paul Klee, Joan Miró, Marc Chagall, Wilhelm de Kooning, Francis Bacon, Diego Rivera y Pablo Picasso, entre otros. La colección colombiana alberga pinturas, esculturas y dibujos de Alejandro Obregón, Edgar Negret, Enrique Grau, María de la Paz Jaramillo, Álvaro Barrios y David Manzur.

Cuando Hakim dejó su galería NC-Arte para asumir el Mambo, parecía tan importante el espacio estaba consiguiendo una nueva oportunidad en un futuro creativo. Entonces, el signo extraño.

Las pistas han comenzado a aparecer en relación con el letrero “For Rent”. Un grupo de incrédulos conocedores del arte insisten en que el realtor es un impostor que se conoce con el mismo nombre de un famoso actor colombiano y, simplemente, es una coincidencia.

El lunes otra pista: un colectivo artístico publicó una declaración en Facebook anunciando que estaban listos para ” tomar “Mambo del 9 al 11 de febrero con una exposición titulada” La Toma del Mambo “

” Tomamos lo que es común, lo que nos corresponde. Tomamos el arte para oxigenar el arte “, se lee en la declaración. “Tomamos la libertad de ser libres, no para vender nuestro arte, sino para compartirlo”.

El colectivo de “subversivos” que participan en una ofensiva artística de tres días tipo Bastilla es Altiplano, Atempo, Caldo de cultivo, Todo. por la praxis, Casa B, Derrumbe, El validadero, Honorable Cartel, La Distritofónica, La Mape, Museo Q, Radio Mixticus, Reserva Thomas van der Hammen, y Survamos.

Aunque el cartel sigue siendo un misterio, el futuro de Mambo es más que seguro. El museo incluso lanzó las principales exposiciones programadas para un año en el que celebran 50 años, y un colectivo, listo para convertir “noticias falsas” en una expresión artística.

Mambo. Calle 24 No.6-00. Lunes cerrado.